El informe Trends Shaping Education de la OCDE establece las competencias digitales y transversales como prioritarias.

Recientemente la OCDE, Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico ha elaborado el Trends Shaping Education 2022, un informe que elabora cada 3 años para examinar las principales tendencias económicas, políticas, sociales y tecnológicas que afectan a la educación.

El objetivo de este informe es estimular la reflexión sobre los desafíos que enfrenta la educación en los países que forman parte del organismo internacional, pues proporciona una visión general de cómo están impactando en la educación/formación las tendencias principales de tipo socioeconómico, social, demográfico y por supuesto tecnológico.

Así, la OCDE plantea los aspectos que serán claves para la educación/formación y con mayor hincapié en lo que deberían enfocarse tras la pandemia, estableciendo en el presente como prioritario incrementar la formación en competencias digitales y transversales.

Es conocido el aumento de la inversión en las nuevas tecnologías y el crecimiento gradual que ha tenido, provocando que cada vez más las empresas centren parte de su actividad en los datos, software, innovación, propiedad intelectual, etc., que en el informe se denominan como Activos Intangibles.

Según va aumentando el valor de estos activos intangibles, el papel de la educación / formación en el desarrollo de estas competencias digitales y transversales de las personas será más importante, sobre todo en relación con la innovación de nuevos productos y de nuevos procesos comerciales.

En el informe también destaca el envejecimiento de la población y la falta de natalidad, lo que está provocando y va a continuar haciéndolo, unos desafíos muy importantes para que se puedan garantizar la sostenibilidad social y económica.

«La provisión de una educación de alta calidad, así como la redistribución de las oportunidades de aprendizaje a lo largo del ciclo de la vida, es parte de la solución: la mejora de las cualificaciones, la reconversión profesional y el reciclaje pueden desarrollar la capacidad de todos los ciudadanos para contribuir a la sociedad».

Por lo tanto, el aprendizaje permanente será muy necesario para que las personas puedan trabajar y participar en una economía que sigue en continua evolución y que está caracterizada por un cambio tecnológico imparable.

El acceso a este aprendizaje a lo largo de la vida de todas las personas, es esencial para la adaptabilidad y para el futuro del trabajo.

Se destaca por el organismo internacional la necesidad de que ante los nuevos desafíos, cómo proceder ante la cantidad de información a veces difícil de analizar su veracidad, en un contexto altamente cambiante. Por esto, se hace hincapié en la importancia y en la necesidad de que tanto el alumnado como los profesores, y también en general el resto de colectivos aprendan a gestionar la información, a través de lo que llamarán alfabetización informacional.

La OCDE plantea en el informe la cada vez más diversidad sociocultural en el mundo, lo que genera desigualdades, discriminación y evidentemente problemas en la convivencia. La educación y la formación evidentemente pueden y van a ayudar a que las personas socialicen de acuerdo o con normas y valores comunes.

Por lo que inculcar conocimientos, habilidades y/o competencias y valores al alumnado y a los ciudadanos en general va a contribuir de forma altamente positiva a un mundo más inclusivo, justo y en paz.

Esta educación deberá fomentar la comprensión, la tolerancia y la visualización de perspectivas culturales distintas. La ciudadanía formada deberá ser consciente de que las actuaciones tienen sus consecuencias y deben proceder siendo conscientes.

Otra cuestión que evidencia el informe es que cada vez más las personas se están enfrentando y se seguirán enfrentando a nuevos modelos de empleo, debido al crecimiento de la nueva economía de plataformas (gig economy), del teletrabajo, del empleo por encargo, a tiempo parcial, etc. La educación/formación a de tener en cuenta estos nuevos modelos de empleo a la hora de formar al alumnado y se deban, paralelamente, a las competencias técnicas educar/formar en habilidades transversales, digitales…

En la actualidad, más de un tercio de toda la fuerza laboral en la mayoría de los países de la OCDE desempeña lo que llamamos un trabajo atípico (empleo temporal, freelance, teletrabajo, etc.), sobre todo en la brecha o segmento de los más jóvenes.

En el 2020, el trabajo temporal fue el 24% del empleo de personas de 15 a 24 años, en comparación con la población en general que supuso un 11%.

Si bien esta nueva tendencia en el empleo ayuda a impulsar el crecimiento del mismo y que haya gran flexibilidad laboral, es imprevisible y provoca inestabilidad que afecta a la vida personal.

Hay que educar y formar a los ciudadanos para que aprendan a convivir con estos nuevos modelos de empleo, y de ahí la importancia del aprendizaje a lo largo de la vida para poder afrontar múltiples trabajos y nuevas formas de trabajar.

Evidentemente, este informe no puede obviar la influencia del cambio climático y la prioridad para todo el mundo de intentar combatirlo.

La OCDE recomienda que los diferentes sistemas educativos/formativos pongan un mayor énfasis en la educación ambiental para «ayudar a las personas a aprender, desaprender y volver a aprender continuamente a medida que transitamos hacia economías y sociedades más verdes».

Hay que aumentar en la población la conciencia ambiental y desarrollar habilidades técnicas y de pensamiento crítico necesarias e imprescindibles para un futuro sostenible.

El alumnado formado puede ayudar a contribuir a la lucha contra el cambio climático.

El informe plantea una mejora continua de las cualificaciones, el reciclaje y la reconversión profesional, teniendo presente que ante las nuevas modalidades de empleos el aprendizaje a lo largo de la vida es fundamental, así como la formación en habilidades digitales y transversales y en sostenibiidad, para contribuir a que los ciudadanos estén más preparados ante los continuos cambios en la sociedad, en la economía, en la vida en general.

Semana de la Educación Emprendedora, del 24 al 28 de enero 2022

El Alto Comisionado para España Nación Emprendedora promueve la Semana de la Educación Emprendedora, una iniciativa que pretende acercar la comunidad educativa y el ecosistema del emprendimiento innovador. Esta segunda edición tendrá lugar la semana de entre los días 24 al 28 de enero del 2022 y contará con el apoyo del Ministerio de Educación y Formación Profesional y el Ministerio de Universidades, así como con la colaboración del sector del emprendimiento innovador y educativo.

Entre los objetivos generales de esta semana temática están: la conexión entre el emprendimiento innovador y el ámbito formativo, poniendo en valor el emprendimiento como una de las destrezas esenciales que deben fomentarse en el sistema educativo actual; el reconocimiento del papel clave de la formación y de la docencia en la calidad del emprendimiento innovador; fomentar el interés hacia estudios que faciliten el emprendimiento y vocaciones STEAM (ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas); acercar las experiencias del emprendimiento innovador a los centros educativos; y poner en valor el rol del emprendedor social que lidera iniciativas con impacto transformador.

El Alto Comisionado, dependiente directamente del Presidente del Gobierno, es el órgano encargado de hacer de España una Nación Emprendedora. A través de esta celebración conjunta que promueve el espíritu emprendedor en el ámbito educativo, se contribuirá a la visión que impulsa el Alto Comisionado: que para el 2030 el emprendimiento y la innovación sean las palancas de la economía de nuestro país.

digitalizacion educacion

La educación evoluciona rápido, acelerada por la digitalización y la búsqueda de nuevos modelos de enseñanza.

La crisis sanitaria ha puesto de manifiesto la necesidad de establecer un modelo de educación híbrida generando una oferta académica que acerca las mejores opciones educativas a un alumnado que puede formarse en diferentes partes del mundo con la máxima calidad. Una de las grandes ventajas de la digitalización y del uso de la tecnología es la posibilidad de personalizar la enseñanza y lograr así mejor rendimiento del alumnado. Las herramientas de inteligencia artificial (IA) y el análisis de datos están jugando un papel innovador en la docencia.

Las clases teóricas tal y como las conocemos hasta el momento agonizan en el ámbito de una nueva educación porque lo que funciona es ponerse en la piel de una persona profesional o emprendedora, resolver problemas reales, superar retos e incluso lanzar tu propio proyecto al tiempo que adquieres habilidades o conocimientos de la materia.

El método del caso, “Learning by doing”, aprendizaje peer to peer (inteligencia colectiva), gamificación de los contenidos, las metodologías en auge son las experienciales, las que hacen que vivir la experiencia (en solitario o en grupo) sea tu mejor maestra, aunque ésta sea simulada. Y mejor si además, el aprendizaje resulta estimulante y entretenido (gamificación).

Fuente:

Revista Emprendedores, Guía de Formación Empresarial.